Hematoquecia ( de Rodrigo Ratero )

Desperté en el hospital, me temblaban las manos, pero se estaba muy agusto, que calorcito. Lo último que recuerdo es que estaba bebiendo vino tapado con unos cartones en los porches de la plaza mayor. Hacía mucho frío. No se cuanto tiempo ha pasado. Noto el estomago raro. Entra el médico y me pregunta si no me había fijado en el color negro y fétido de mis heces. Claro que si, no sabía que tuviesen que ser de otro color y oler bien. Después de varios años viviendo en la calle y con mucho inviernos heladores a mis espaldas uno caga dónde puede rápidamente y no se fija en esas cosas. Según el doctor la sangre en heces puede provenir de cualquier parte del aparato digestivo desde la boca hasta el culo. Las heces negras suelen indicar que la sangre viene de la parte superior del
tracto gastrointestinal, que va desde el esófago,el estómago y la primera parte del intestino delgado. La sangre en ese caso es oscura después de la sangre haber pasado por los jugos del cuerpo. Las heces color marrón o rojo vivo por lo general sugieren que la sangre proviene de la parte inferior del tubo digestivo.
-¿Me está usted entendiendo?-me pregunta después
-Si, joder…que cago sangre…
-No exactamente…
-¿Es grave?
-¿Bebe usted?
Odio que me respondan con otra pregunta.
-Vivo en la calle, claro que bebo…
-¿Que bebe usted?
-Vino…
-¿Como cuanto al día?
-Pues depende de el dinero que vaya sacando en la calle
-¿Lo destina usted todo al vino?
-Si
-Las hemorragias pueden pasar por varias cosas-dice- debemos hacerle más pruebas. ¿Vomita usted mucho?
-A diario
-¿Vómitos fuertes?
-Si, bastante
-Quizá se le haya desgarrado el esófago debido a esos vómitos, tampoco descarto ulceras en el estomago e intestinos, incluso un tumor… Debe cuidarse más…
Menudo imbécil, tengo 57, años. Me gustaría ver a este crío listillo buscándose la vida en la ahí fuera, durmiendo en la calle y con suerte en un cajero. Dice que están analizando mis heces. El doctor sale de la habitación me fijo en mi compañero de habitación , es un anciano muy decrépito, está dormido. Lo miro y pienso que no me importaría morir de esta si ese es mi futuro cercano. Me dan una comida calentita, no está muy allá pero me sienta muy bien, las manos me siguen temblando por el monillo alcohólico. Después llega el doctor y me pregunta por mi tarjeta sanitaria. Le digo que no la tengo. Me pregunta que cuanto tiempo llevo sin cotizar. Si vives en la calle no te enteras de nada. Por lo visto los actuales recortes sanitarios me privan de atención médica. Me dice que descanse y que mañana me darán el alta. Me quedo toda la noche despierto, desesperado, me duelen las tripas, sudo por la falta de vino, no me siento con fuerzas de volver a la fría calle, al menos no ahora. Por la mañana una enfermera me dice que me vaya vistiendo, que mis cosas están en esa taquilla, que en breve vendrá en médico a darme el alta. Mis tripas rugen, y protestan me levanto de de la cama y me visto, le digo a la enfermera que no me encuentro bien. Ella hace oídos sordos y sigue su rutina habitación tras habitación. Me entra rabia, y desesperación , siento ya no tener derecho a nada, que nadie me puede ayudar, de repente rugen de nuevos mis tripas.
-¿Se encuentra usted bien?-me dice el anciano de la cama de al lado
Entro al baño y echo una gran cagada, es apestosa y tiene diferentes colores, en una taza tan limpia es fácil apreciarlos. De repente llega el doctor
-Señor Sanchéz…traigo su alta…
Saco del bolsillo de mi roído abrigo la lata con la que pido calderilla, la meto en la taza y la cargo de mierda. Después tiro de la cadena, me subo los pantalones y salgo del baño a la habitación. Allí está el doctor
-¿Se encuentra mejor?-me pregunta
-No…-le contesto
-Debe usted cuidarse un poco aquí que le traigo su alta…
-Y aquí le traigo yo la muestra de heces…-le grito
Y le lanzo a la cara la mierda de mi lata salpicando su cara, su bata, a la enfermera y un poco al pobre anciano de la cama de al lado. Salgo corriendo hacía la puerta, rebusco en mi bolsillo, hay algo de calderilla, me meto en un súper y compro un cartón de vino.

Deja un comentario