Huye y tendras paz (de Manuel Sirvent)

Cogi el telefono. Era un numero privado. Sabia quien era. Aguanto un tiempo sin hablar y colgo. Volvio a llamar. Esta vez dijo te quiero y volvio a colgar. Pasaron las semanas, permaneci esperando, y otra vez un numero privado en mi movil. Estaba llorando, me dijo que me queria y me deseo suerte. No contesto a ninguna de mis preguntas. Al poco tiempo vi a su novio con el coche, iba muy rapido, eran las dos de la mañana, demasiado pronto para ir solo un viernes y supuse que habia discutido con ella. Le pegue un toque en ese momento y a los pocos dias me llamo. Le dije que me iba, que dejaba la ciudad. Se hecho a llorar. Al dia siguiente quedamos, le propuse hacer el amor y me contesto que por supuesto, pero porque era yo y era la única persona a la que había amado, que ella no solía hacer eso. Yo estaba dolido de antes, llevaba meses esperando ese momento, que sabia que llegaria, queria que estuviera desnuda para llamarla zorra y dejarla tirada. No pude hacerlo. 
 Su novio sospechaba algo, a ella se le escapo mi nombre y me llamo pidiendome explicaciones. Le menti. Al rato me llamo ella, me dijo kon total tranquilidad que a su novio le habia dado un ataque de nervios, que estaba muy mal. No parecio importarle mucho. A la semana siguiente volvimos a quedar. Me empece a ilusionar, supongo que ella tambien. Estaba seguro. Su familia no me tragaba. Me pidio que hablara con ella y se lo explicara. Fui a hacerlo pero ella no quiso. Empezo a distanciarse. Casi nunca me cogia el telefono. Le dije que lo habia destrozado todo, aun asi hicimos el amor. Me decia que me queria, que queria estar conmigo pero cada vez se preocupaba menos por mi.  Le pedi que fuera honesta. Me dijo que era su unico amor, que queria estar toda la vida conmigo pero que no podia ser. Acerque mi boca a la suya, se quedo inmovil, resistiendose a sus deseos, le mantuve la mirada un rato y le conteste :huye y tendras paz, un tiempo al menos, pero pasado ese tiempo, te aseguro que estarias dispuesta a dar cada minuto de tu miserable vida, por una oportunidad, tan solo una, de poder vivir la vida que querías.

Deja un comentario