karoline? ( de Vidal-Dosis )

   ANTES DE LEER ESTE RELATO VERIDICO COPIAR Y PEGAR ESTE ENLACE EN YOUTUBE:
   http://www.youtube.com/watch?v=WP4uHXyu8GQ

  1894 al sur de Londres una pequeña niña de tan solo 10 años jugaba con muñecas de porcelana. Le encantaba prepararles el té a las cinco en punto como buena británica, mientras charlaba y fantaseaba sobre cómo sería su vida de mayor y con quién estaría casada. Su niñera la señorita Keitti subió las escaleras rápidamente y entró en su habitación.

-Karolain, es la hora de ir al parque.
- Nooo, ¡¡¡No quiero ir!!!
- ¿Por qué no quieres ir? ¿Es por esa pesadilla? ¡¡Yo estaré a tu lado y no te pasará nada!!
  A lo que Karolain contestó: “a mí no me pasará nada, pero tú morirás….”

  Pocas horas después, encontraron a la señorita Keitti ahorcada en el columpio del parque; Todavía, a día de hoy, se desconocen los motivos de esta tragedia y si fue premeditado o alguien tuvo algo que ver.
Era la quinta niñera en tres años que pasaba por casa de Karolain. Casi todas abandonaban el trabajo
por estrés, por miedo y dos de ellas por muertes violentas….
Karolain seguía jugando como todas las tardes con sus muñecas de porcelana y ofreciéndoles té, mientras fantaseaba con su futuro y con el mundo que le esperaba fuera, pero cada vez sus pesadillas y visiones eran más fuertes y frecuentes.

  Sus padres desconsolados no sabían ya qué hacer, habían estado en los mejores especialistas de todo el Reino Unido, habían hablado con sacerdotes, curanderos, psiquiatras y demás, y todos llegaban a la misma conclusión: Karolain es una niña sana; lo único, que tiene una imaginación terriblemente desarrollada y traumática para su edad…

  (diario de Karolain)
  13 de octubre de 1904
  “Era el cumpleaños de papá y yo como casi todos los años salí a la calle a comprarle un regalo, una corbata, le encantaban. Tenía una gran colección, creo que tiene cerca de cincuenta, además era de los pocos días que me dejaban salir de casa, estaba harta de mirar por la ventana y ver cómo mi vida se escapaba ante mis ojos, ver cómo se escapaba mi juventud encerrada en mi habitación con estas estúpidas muñecas que lo único que quieren es beber té, hablar de maridos y fantasear acerca de cuántos hijos tendrían cada una…. ¡¡¡¡estúpidas callaros yaaa, callaros yaaa!!!!”

   La habitación y la casa se quedaron en silencio. Tal fue el silencio, que por primera vez en mucho tiempo pudo oír a la gente de la calle hablar, oía a los carros de caballos pasar y pisar el suelo empedrado. Tal fue el silencio que sintió, que se levantó de la silla y empezó a reír mientras danzaba alrededor de la silla. Bailaba y gritaba mientras, no podía parar de reír, tiró la mesa y las sillas donde se sentaban sus muñecas de porcelana, sin darse cuenta pisó la cabeza de una de ellas quedándose Karolain paralizada y horrorizada por lo que había hecho……
-¡¡¡¡Oh no!!!! Por favor, perdóname, no me he dado cuenta, por favor perdóname, ha sido sin querer, ¡¡lo prometo!!

  Salió corriendo de su habitación y bajó las escaleras como alma que lleva el demonio mientras oía otra vez esas voces incesantes y penetrantes…

-¿Dónde vas, Karolain? ¿Dónde vas? ¡¡¡No te puedes ir!!! ¡¡¡Es la hora del te!!! ¡¡¡Kaaaarolaaaain!!! ¡¡Kaaaarolaaaain!!

  Abrió la puerta de su casa y sin mirar atrás salió con la mirada perdida y temblando.
-Oh no, ¡otra vez no por favor! 
  Se repetía una y otra vez sin cesar, paró en un banco cerca del parque donde se sentó y empezó a llorar.
  La noche llegó, y pensó en volver a casa. Tenía miedo de lo que podría pasar, al llegar a casa se percató de que la puerta estaba abierta…
-¿¿Papá??? ¿Mamá?
  No había ningún ruido. Empezó a subir las escaleras muy despacio y en silencio, cuando de repente un ruido extraño rompió el silencio: Era un sonido como una mecedora balanceándose.

-Posiblemente sea la de mamá de su habitación, ¡voy a ver!

  Karolain muy despacio se acercó hasta la habitación de sus padres y abrió la puerta.
- ¡¡¡¡¡Noooooooooooo!!!!!! ¡¡¡¡Pápaaaaaa!!!! ¡¡¡¡Mamá!!!!

  El padre estaba ahorcado con la corbata que le iba a regalar ese día por su cumpleaños y su madre yacía muerta en la cama desangrada con un corte en la garganta. Al lado, la silla mecedora no paraba de moverse. En ella, sentadas, sus cuatro muñecas de porcelana sonriendo inocentemente… o quizás, irónicamente…

  Karolain salió corriendo al balcón y sin pensárselo dos veces saltó de él al vacío, el tiempo se le detuvo mientras pasaban por su cabeza imágenes en diapositivas de toda su vida, cuando estaba a punto de estamparse contra la calzada ¡¡PUM!!

  De un salto se despierta de la cama gritando:

-¡¡Aaaaaaaaah!!
  Abre los ojos y mira a su alrededor, era una habitación completamente blanca, fría, sin vida, con olor a humedad, pánico y miedo…
  A su lado, dos mujeres de blanco uniformadas,

-¡¡Karolain!! Tranquila, ya está, ya está, no pasa nada, estamos aquí.
-¿Quiénes sois? ¿Dónde estoy? ¿¿Qué es este sitio??
-Karolain, ¿no te acuerdas? Estás en el hospital psiquiátrico Virgen de la Concepción, son las 5 y es la hora del té y de tus medicamentos.

  Asintió con la cabeza, agarró su taza de té con fuerza y se tomó sus pastillas, al beberse el té se relajó un poco. Cuando las enfermeras abandonaron la habitación, había algo diferente. No había silencio, un ruido empezó de menos a más, era, era, no puede ser, era ¿como una silla mecedora? No puede ser miró a su derecha y allí estaba la silla mecedora de su madre moviéndose, en ella, sus cuatro muñecas de porcelana sonriendo sin parar…

  ¿kaarolain? Te lo dijimos, no puedes abandonarnos…..



  TE REVIENTO!! :) 

Deja un comentario