Penurias ( de Manuel Sirvent)

  Penurias, toda mi vida llevo pasando penurias. ¿Por que sigo aqui?. Bueno… la suerte cuenta. Los pasajes escabrosos con los que otros se escandalizan son para mi, charlas de baretos de las que poder reirme. Sus vidas lineales me resultan insulsas, acomodados ante una vida que otros diseñaron, luchan por hacer lo que se espera de ellos. Cuando les miro no siento envidia, sino compasión. Nunca se verán hundidos en la miseria, sin apenas capacidad para reaccionar, producido por una sensasión de miedo paralizante, que alberga el que con la autoestima destrozada, se enfrenta a un juicio personal por parte de otro individuo, como constante en sus relaciones afectivas, del que, sin importarle demasiado, necesita su aceptación. Ver asi los ojos de rechazo, unido a la sensación de lástima, que provoca en el que se detiene a mirarle durante unos segundos y pensar que nunca podrá ser una persona normal. No verán tampoco la inmundicia social que provoca el que pide pa sobrevivir a su paso, ni la condena del que roba por lo mismo, desde los ojos del marginado. De igual modo que jamas disfrutarán del morbo a abandonarse, de la genialidad de la obsesión, la desolacion de sentirse distinto a los demas, de la sinrazon de la locura, la falta de presión en una vida en la que nadie espera nada de ti.Un sobrevivir. Un hundirse y levantarse. Una vida facil, eso no es para mi.

Deja un comentario