¡Qué suplicio de fornicio! (deTeodomiro De Moraleda)

 

Schiele Embrace Lovers

Treinta y tantos años siendo un absoluto esclavo de mi polla. Ese apéndice caprichoso que lleva torturándome desde hace ya demasiado tiempo. Cuando quiere fornicar no hay nada que hacer, se pone dura y controla mi instinto por completo… ¡ a follar! Incluso cuando no quiero o no puedo, o no me apetece.

La vida es muy complicada cuando se tiene polla .Ella manda. Y siempre quiere más. No importa las veces que descargue esperma, ni cuanto folle. ¡Qué suplicio de fornicio! La vida es un “follón”.

Tampoco importaron las ETS que contraje ni las veces que me pinché en ella para inyectarme heroína en mi juventud. Mi polla aguantó como una jabata y siguió tan activa como siempre. Dispuesta a ponerse dura en cualquier momento y a provocarme esas intensas ansias, ese “mono de sexo” inmediato. A veces pienso que mi polla misma es como una mujer, por lo caprichosa que es. No hay manera de saciarla. Claro que mientras esté ahí siempre puedo tocar la zambomba para salir al paso… Pero es ver unas buenas piernas por la calle o un culo apetitoso en el metro y vuelve a ponerse dura y a provocarme esas irreprimibles ganas de copular.

Hubo un día en que la polla me despertó de madrugada, en esa ocasión con ganas de una buena mamada. Así que pillé 50 Euros y me fui al prostíbulo “Kaffar Naun”. Allí tienen las putas más baratas y guarras de la ciudad. Una gorda con peluca y un piercing en la lengua era la única disponible en esos momentos.

Así que le pague y me la empezó a chupar. De pronto , y no sé muy bien como, la tachuela de su piercing se quedó enganchada en mi frenillo y al tirar me desgarró el prepucio. Sangraba como un cerdo, así que fui corriendo a urgencias , donde pararon la hemorragia y me la vendaron. Sin embargo mi polla se infectó … A saber qué tendría esa zorra en la saliva, pero el caso es que la herida se necrosó y para cuando volví a urgencias me dijeron que había peligro de gangrena ¿De gangrena? . Tuvieron que amputármela.

Qué suplicio de fornicio.

Ahora ya no tengo polla. Pero aún así y con frecuencia aún la noto a ella y a sus ganas de follar. Síndrome del “Miembro fantasma” creo que lo llaman…

La vida es muy complicada, con polla o sin ella… La vida es un “follón”. ..

 

Deja un comentario